Skip to main content

DataLayer values:

** Values visible only for logged users. Editable only in edit mode. **

Local page
Unselected
None
Spanish (Spain)
Spain
 

Blogs recientes

El impulso a la digitalización de la empresa desde las personas

El impulso a la digitalización de la empresa desde las personas

“El cambio es la única constante”. Qué razón tenía Heráclito cuando dijo esta frase hace más de 2.500 años, ¡y qué miedo genera cuando la escuchamos! En las últimas décadas, las nuevas tecnologías han venido marcando nuevas pautas de trabajo y la transformación digital ya no es una opción, sino un imperativo para sobrevivir en el mercado. Y si hubo un año que lo puso de manifiesto, ese fue sin duda el 2020.

El entorno digital trae consigo la aparición de nuevos modelos de trabajo. Por ello, al trazar una estrategia de digitalización, es imprescindible ir más allá de lo puramente técnico y hacernos preguntas tales como ¿es el cambio sostenible en el tiempo?, ¿se verá reflejado en el balance? y sobre todo ¿estamos preparados?, porque de la misma manera que la ‘no digitalización’ nos convierte en empresas ‘zombis’, hacerlo de manera apresurada y sin una buena estrategia podría suponer un caos.

La transformación digital no se traduce en la adopción de nuevas tecnologías, sino en una apuesta empresarial con el poder de cambiar el modelo de negocio si se hace desde el liderazgo –uno que sea ágil, innovador y orientado al futuro– impactando de manera positiva en la manera de trabajar de los empleados. Sin embargo, el término ‘innovación’ puede generar piel de gallina entre los niveles de mando más altos y cuesta creer cómo, a pesar de saber que el impacto de la tecnología es inminente, uno de los principales obstáculos para la transformación digital es la falta de anticipación y acción por el miedo al cambio.

Hablamos de la necesidad de invertir en nuevas tecnologías como herramientas para expandir el negocio, ‘fidelizar al cliente’ y personalizar su experiencia. Sin embargo, como profesionales y gestores de cambio, sabemos que no podremos ofrecer una experiencia digital al cliente si no somos capaces de hacerlo para nuestros propios empleados. En la mayoría de ocasiones no se trata de invertir, sino de priorizar y redefinir la inversión, porque en una sociedad de constante cambio, donde viejos modelos se vuelven obsoletos, el ‘aquí se hacen así las cosas’ y ‘no hay presupuesto’ ya no deben suponer una barrera.

¡Pero no todo está perdido! Desde FYTE podemos influir en el cambio a través de la atracción, incorporación y retención de ‘sherpas digitales’. No se trata de expertos en el uso de sofisticadas tecnologías, sino de líderes visionarios más accesibles con las competencias, y la inteligencia emocional adecuadas, para fomentar una cultura de innovación sin miedo al fracaso.

Una cultura innovadora donde tomar riesgos sea la norma, un liderazgo tolerante al error y una estructura organizativa más plana y colaborativa donde se priorice a la persona, son los ingredientes principales para la transformación y adaptación al nuevo entorno. Y si no entendemos que el cambio debe hacerse desde la raíz para que la actitud digital contagie a toda la empresa y trascienda fuera de ella, entonces nuestra cultura y estructura organizativa se convertirán en nuestras mayores enemigas.

Carla Zappala, consultora de Fyte.

NUESTRAS MARCAS

 

© 2021 Morgan Philips SA
All rights reserved