Skip to main content
 
Transformación, agilidad y recursos humanos

Transformación, agilidad y recursos humanos

Encuentra artículos relacionados: Trabajo ágil, ES artículos

No hace mucho tiempo, la naturaleza de los negocios era mucho más previsible. Podías planificar con anticipación y seguridad, aprovechar las ventajas del mercado y emplear métodos consolidados que brindasen comodidad al hacer “lo que antes ha funcionado”.

Sin embargo, el modelo sobre el que se constituyeron estas organizaciones del “viejo mundo” ha cambiado de forma espectacular. El auge de la innovación y la disrupción ha añadido aún más presión para que las organizaciones se adapten y cambien rápidamente para sobrevivir.

De acuerdo con un estudio reciente que llevamos a cabo, sobre Transformación y Recursos Humanos, más del 60% de las empresas analizadas sitúan “la agilidad ante el cambio” como una de sus prioridades estratégicas y un 75% se encuentra actualmente en un proceso de transformación que les permita adoptar formas de trabajo más ágiles.

Pero ¿cómo afrontan las empresas estos procesos de transformación? ¿cuáles son las principales barreras que lo dificultan? ¿cómo pueden ser más ágiles a la hora de avanzar en el mismo?

Cuando hablamos de transformación, todavía hay quien lo asocia a un cambio esencialmente tecnológico pero ¿es únicamente una cuestión de tecnología?

Indudablemente la tecnología está revolucionando la manera de trabajar de muchas organizaciones, pero “transformarse” implica cambios en muchas otras dimensiones, como los procesos, las metodologías de trabajo y las personas.

De hecho un pilar esencial es la transformación cultural, siendo crítico inculcar nuevas formas de pensar y actuar en los profesionales de las organizaciones que les ayuden a ser más rápidos en su adaptación a un nuevo contexto.

Aquí es donde entra en juego el concepto de agilidad. La mayoría de los directivos y líderes de las organizaciones calculan que en cinco años sus compañías deberán funcionar casi un tercio más rápido de lo que lo hacen hoy en día para seguir siendo competitivas.

Sin embargo, más del 50% de las empresas que participaron en nuestro estudio sobre Transformación y Recursos Humanos aseguran que la principal dificultad con la que se encuentran a la hora de hacer frente a procesos de transformación, es “la ausencia de perfiles adecuados”.

Teniendo en cuenta este dato y el hecho de que hoy en día es una prioridad estratégica conseguir organizaciones ágiles, identificar y desarrollar esa agilidad parece haberse convertido en una necesidad.

Con el objetivo de ayudar a las compañías en ese fin, hemos desarrollado un nuevo modelo de talento que de manera única posiciona a la agilidad en el centro de las personas.

Entendemos la agilidad como la habilidad para trabajar con visión, flexibilidad y confianza en repuesta a un entorno cada vez más cambiante y desafiante.

Nuestro desempeño en el trabajo responde a lo que pensamos y hacemos. Por ello, nuestro modelo de agilidad es la suma de dos componentes: la agilidad interna, entendida como el compromiso y la energía de una persona para organizar sus ideas e incrementar sus conocimientos y habilidades; y la agilidad externa, como la capacidad de actuar con conciencia y seguridad, abriendo nuevas vías para avanzar y adaptarse a circunstancias diversas. A su vez, estas agilidades se apoyan en tres pilares: personas, logro y crecimiento.

Nuestra agilidad con las personas es el entendimiento de uno mismo y de los demás y esa habilidad para actuar con empatía y sensibilidad interpersonal.

Nuestra agilidad ante el logro es la capacidad de trabajar bajo presión, con resiliencia, flexibilidad y adaptación a los planes para lograr los resultados.

Y nuestra agilidad para el crecimiento es la apertura al aprendizaje y la búsqueda de la mejora continua.

A través de este modelo, ayudamos a las organizaciones a redefinir las habilidades necesarias para tener éxito en los tiempos actuales así como a identificar la rapidez con la que sus profesionales pueden hacer efectivo su potencial y por tanto, su velocidad de adaptación a nuevos escenarios de negocio.

En definitiva, nos encontramos inmersos en un mercado muy competitivo que evoluciona a gran velocidad, que está modificando los hábitos de trabajo y consumo y que está empujando a los directivos y líderes de hoy a adaptar sus modelos organizativos y de negocio.

Tener éxito en este contexto sólo es posible si se hace a través de las personas, desplegando todo su potencial y ayudándoles a desarrollar competencias que les permitan ser ágiles y trabajar con seguridad en procesos de transformación. Y aquí, es innegable el papel crucial que juega Recursos Humanos como aliado del negocio y cómo facilitador de ese cambio cultural tan necesario para continuar creciendo en el nuevo mundo empresarial.

Para más información puedes consultar nuestro informe ejecutivo “Agilidad: Liberar el potencial de personas y equipos”

Ana Leopoldo, Consultant. Morgan Philips Talent Consulting.

Encuentra artículos relacionados: Trabajo ágil, ES artículos

© 2020 Morgan Philips SA
All rights reserved