Skip to main content

DataLayer values:

** Values visible only for logged users. Editable only in edit mode. **

Local page
Unselected
None
English (United Kingdom)
Spain
 

Blogs recientes

¿Qué hacemos ahora?: Afilar la sierra.

¿Qué hacemos ahora?: Afilar la sierra.

Como si fuera ayer, recuerdo cuando leí el libro de Stephen R. Covey Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.  Por aquel entonces, viviendo en Madrid, trabajaba en un proyecto que me requería viajar a Zaragoza todas las semanas. Recuerdo en especial los madrugones, el intenso frío que hacía en la gigantesca estación de Delicias y el inconfundible olor de la ciudad en los días de invierno. No tengo en mente el año, pero Zaragoza estaba “patas arriba” con las obras de la Expo. El AVE me proporcionaba la excusa perfecta para leer. Aún se mantenían entre las más vendidas obras como ¿Quién se ha llevado mi queso? o La Buena Suerte.  

De todo lo que mi cabeza pudo procesar durante aquel año de idas y venidas, en momentos tan difíciles como el que vivimos, por encima de cualquier otra, me viene a la cabeza la obra de Covey y, en especial, el séptimo hábito: Afilar la sierra.

No sé si el libro seguirá ahora tan de actualidad o si quizá los saltos de las innumerables generaciones que ahora coexisten lo han hecho caer en el anonimato. Por si acaso, Covey ejemplifica muy bien este hábito con la siguiente historia:

Imaginad que vais caminando por el bosque y os encontráis con una persona que está tratando de talar el árbol con una sierra.

“¿Qué es lo que haces?”, le preguntáis. “¿No lo ves?”, responde impaciente la persona. “Estoy cortando este árbol.” “Se te ve muy cansado” le decís. “¿Cuánto tiempo llevas tratando de derribar ese árbol?” “Más de cinco horas” os responde, “estoy exhausto.” “¿Por qué no te tomas unos minutos y afilas la sierra?”. Le preguntáis. “Estoy seguro que acabarías mucho más rápido.” “No tengo tiempo para afilar la sierra. Estoy demasiado ocupado tratando de talar este árbol.”

El mensaje que hay detrás de esta historia ha sido algo que siempre he tenido presente y creo que, por momentos, con gran esfuerzo, he conseguido dar pequeños pasos en la dirección adecuada.   Sin embargo, la mayor parte de mi vida profesional desde entonces ha transcurrido a un ritmo frenético, con distintos clientes, lugares, proyectos, plazos, entregables… y claro, la sierra, inevitablemente, se va desgastando.   

Por mi manera de ser, me cuesta mucho darle un enfoque positivo a esta situación, pero pensándolo detenidamente, quizá nos ofrezca una posibilidad real para trabajar de manera más reflexiva y focalizada sobre nuestros conocimientos y habilidades. Queramos o no, a todos nos está cambiando, en mayor o menor medida, nuestra manera y ritmo de trabajo.

Lo que no cabe duda es que, cuando todo esto pase, que pasará, el horizonte que se nos presente requerirá nuestra mejor versión como personas y profesionales.

Tengo además la suerte de estar rodeado (virtualmente) de un grupo de personas que comparten esta misma mentalidad, con las mismas o más ganas de darle la espalda a la adversidad, para seguir trabajando en ser mejores y, desde nuestra profesión, en seguir ayudando a los demás a serlo. Quizá ahora nuestro propósito esté más claro que nunca.

David Durán, manager de Morgan Philps Talent Consulting.

NUESTRAS MARCAS

 

© 2022 Morgan Philips Group SA
All rights reserved